Etapa 5

Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0Email this to someonePin on Pinterest0

Coimbra – Oliveira de Azemeis

Salimos de Coimbra hoy no demasiado temprano, y con todas las calles mojadas. Tal y como nos había advertido Juanma, la borrasca nos estaba acechando. Hasta que paramos a desayunar no tuvimos problemas, pero al poco tiempo tuvimos incluso que parar a refugiarnos de la lluvia bajo un árbol.

Como veo que estais todos preocupadísimos por nuestras magulladuras, deciros que Paco está bien, que sobrevivirá, y que yo, además de lo incómodo de la incipiente costra, no me impide pedalear en absoluto.

Hoy el 90% de la ruta es carretera, y como pudísteis ver en la etapa de ayer, que la alargamos hasta Coimbra, la etapa de hoy tambien la hemos alargado un poco, aprovechando el buen firme y que no hemos tenido mayores problemas. Así que nos hemos hecho 90 kms para llegar a Oliveira de Azemeis, y así dejar un poquito de margen para mañana llegar a Oporto con más tiempo. Por esa razón no hemos podido escribir en el blog en “tiempo real”.

Durante una de las paradas por culpa de la lluvia aproveché para hacerle la auptopsia al GPS, para identificar la causa del fallecimiento. Parada del sensor que busca los raticulines espaciales. Encefalograma plano. Un minuto de silencio en su memoria. Era un buen GPS, satélite de sus satélites. Paco dice que no funciona porque en la caída nos dejamos olvidados el satélite allí.

Paramos a comer en Albergaría a Velha, que en principio iba a ser nuestro final de etapa, pero entre que íbamos bien, y en el pueblo había un olor a coles cocidas que tiraba para atrás, decidimos seguir un poco más.

Hoy también hemos dormido en los Bombeiros, esta vez en colchones en el suelo, a todo lujo.

2 comentarios

  1. Bueno, pues ya estamos mas tranquilos, que con tanta caida estabamos en ascuas, no has puesto fotos hoy, un beso de los papis

  2. ¡Pobre gilipolling person system! ¡snif! estoy muy afligida ¡snif!. Bueno cambiando de tercio … cuando lleguéis a Oporto mucho cuidadín que lo que hay en el río no son carpas gigantes sino pirañas, así que si tenéis tentación de bañaros mejor acedlo en la ducha o no saldréis vivos de Oporto. Besitos.
    P.D.: estoy con Javi en que lo del tomate en la rodilla parece muy real.

No se admiten más comentarios