Etapa 6. Galisteo – Hervás

Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0Email this to someonePin on Pinterest0

A las siete menos cuarto suena el despertador, aunque no le hacemos caso hasta algo después. Desayunamos en el hostal y tras algún arreglo de última hora en las alforjas de José María tomamos la carretera rumbo a Carcaboso, que está a cinco kilómetros, y será nuestro primero y único pueblo antes de Aldeanueva del Camino, 50 kilómetros después. En Galisteo el desayuno fue bastante escaso, así que en Carcaboso paramos a repetir, a ver si ahora nos sale bien. Y fue mejor, dónde va a parar. Hay muchos kilómetros por delante y no tentamos a la suerte, además qué narices, que si hay que desayunar dos veces, pues se desayuna, ¡pues menudos somos nosotros desayunando! Aprovechamos para dar una última miradita al libro antes de decidir si tomamos carretera o camino hasta el cruce de Venta Quemada, y decidimos salomónicamente. Paco y José María van por carretera por Valdeobispo y yo tiro por el monte como las cabras. La palabra “difícil” para bicicletas del libro me ha tentado demasiado. 17 kilómetros de camino, pista ancha unas veces, senderos estrechitos otras, aperturas y cierres de puertas y mucha, mucha velocidad, y en contra de lo que dice el libro, nada complicado, o al menos nada que no hayamos hecho ya antes. Nos reunimos en Ventaquemada y seguimos en dirección al Arco de Cáparra, fotito de rigor y seguimos hasta encontrarnos con dos riachuelos que bajan bastante bien de agua donde nos refrescamos convenientemente. El agua baja fría, pero es muy agradable mojarse la cara y los pies en un río de aguas bien frías. Tras refrescarnos seguimos rumbo a Aldeanueva, por carretera esta vez, porque el camino da una vuelta demasiado inexplicable. El calor pega de forma importante y ya soñamos con las piscinas naturales que supuestamente hay en Aldeanueva.
Llegamos a las 13:00 pero las piscinas están cerradas y nos indican que en Gargantilla hay otras abiertas. Antes vamos a comer, que ya es hora. Gargantilla está fuera de ruta, a un kilómetro. Después de comer volvemos hacia atrás unos metros para tomar el desvío hacia Gargantilla; primera impresión: hay que subir. No pasa nada, es sólo un kilómetro. Cuando llevamos ya 500 metros un cartel indica que faltan 1.6 kilómetros… bueno, ya estamos aquí… sigamos. Llegamos al pueblo por fin… ¿las piscinas? ¡allí arriba!… 500 metros más. Esto no estaba en los planes. Por la pronunciada cuesta hacia las piscinas naturales un paisano con sombrero de paja, con un palillo en la boca nos dice… “¡están cerradas!”…. ¡hay que matar a alguien urgentemente!. Finalmente aunque estaban cerradas corría agua hacia abajo, suficiente para refrescarnos y mojarnos los pies. En cualquier caso demasiado fría para hacer nada más. Un sauce llorón nos dio cobijo para rematar con una buena siesta. Hoy tenemos previsto dormir en casa de José Yepes, un amigo viajero que nos ha ofrecido dormir en su casa en Béjar, pero después del descanso, por la carretera hacia Hervás, los cuerpos no dan para muchos más trotes, y Béjar está a más de 20 kilómetros. Finalmente nos quedamos en Hervás. Paseando por Hervás nos paramos a fotografiar a una gente que estaba separando cerezas por tamaño y eliminar las “escacharrás”, y ahí que nos juntamos al grupo para echarles una mano y echarnos unas risas con ellos. Después antonio nos enseñó su colección de más de 3000 cactus y nos regalaron encima una bolsa llena de cerezas. Buena gente de verdad. Yepes bajó a Hervás para cenar con nosotros, y la noche se alargó hasta más de las 12 entre charlas de aventuras, cosas de ciclismo e historias variadas. Una velada muy agradable en compañía de José. Gracias compañero. Y para nuestros seguidores más incondicionales un regalito musical.

5 comentarios

  1. Menos mal que empezáis a padecer de calor, de solana, de no piscinas, de no infraestructuras, de "no existe aunque esté en la guía"… porque si no, el Camino no sería el Camino y sería otra cosa. Força i endevant nois!
    Abrasos solidarios de Kmpi

  2. Eso es lo maravilloso de la aventura del bicigrino: que vuestros caballos os transportan, inscansables, hacia los reconditos paisajes humanos que salpican el camino.
    Y pensamientos poéticos a parte …
    Así día tras día, con el implacable ¡¡SOL!! sobre vuestras cocorotas, lo cual indica que hay que protegerse la cabeza para que vuestras neuronas no se frían por el camino ¿eh?. A buen entendedor pocas palabras … y tal y tal y tal.
    Millones de besos para los 3 y buen camino!!!

  3. Por cierto ¿vais bien provisto de papel higiénico? lo digo por la cajita de cerezas que os habéis incrustado entre pecho y espalda JAJAJA
    Besitos y requete petons!

  4. pink panther

    ¡qué buenos recuerdos de Hervás, un pueblo precioso en uno de los maravillosos valles del norte de Cáceres, el Ambroz, con su río, con su puente, su judería, su ovejitaaaa, jajajajaja…QUE SEPÁIS QUE HOY DÍA 12 PODRÍAIS HABER PARTICIPADO EN:
    El próximo domingo se celebra la VIII carrera de BTT en el circuito permanente de BTT de ‘San Antón’ en Hervás. Al ganador le daban de premio un cochino de pata negra y una cesta de cerezas.
    Supongo que la canción os la ha inspirado cierto bar hervasiano después de unos cuántos mojitos y daikirís, PATIA O MUETE…
    Bueno ahí va mi chiste del día:

    Vecina maravillosa…

    Mi hermosa vecina golpea mi puerta. Abro corriendo, lleno de gozo, y ella me dice:

    – Mira, acabo de llegar y estoy con unas ganas locas de divertirme, de
    emborracharme y de follar toda la noche…¿Tienes que hacer algo esta noche?,

    – ¡Claro que no!…

    – Entonces, …. ¿cuidas de mi perrito?

    MORALEJA : ¡Volverse viejo es una mierda!

  5. Que buena etapa, sin duda esas experiencias son las que enriquecen el camino, y en definitiva, vuestras vidas 😉
    CRIS

No se admiten más comentarios