Etapa 12. Sobrado – Santiago de Compostela

Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0Email this to someonePin on Pinterest0

Nuestra idea es hoy acercarnos a Santiago todo lo posible para mañana entrar en Santiago por la mañana temprano, es decir, hacer hoy unos 40 kms y mañana no más de 20. Así que hoy nos lo tomamos con tanta tranquilidad que nos levantamos a las 10 de la mañana, desayunamos con calma, y hasta las 11 no empezamos a pedalear… si se entera Santi de esto no nos deja entrar en la plaza del Obradoiro….
Asi que con esa calma empezamos a pedalear… los primeros kilómetros empiezan hasta pidiendo a los santos que esa cuesta que se ve enfrente no sea para nosotros: “que el camino vaya para la izquierda, que el camino vaya para la izquierda”….
Poco a poco vamos calentando las piernas y empiezan a caer los kilómetros sin querer. Queremos llegar a Arzúa para comer, y al ritmo infernal de 6 km/h que llevamos nos hará llegar para el vermout… así que hay que reducir el paso… a 2 km/h está mejor…
Pero la entrada en Arzúa nos deparaba una sorpresa final. No recordábamos que hubiese tanta cuesta para llegar, y eso nos salvó, porque nos retrasó un poquito más, y además nos abrió el apetito. La pizzería de siempre nos esperaba. Para quién no la conozca, está en la misma calle del albergue de peregrinos, 100 metros antes. Muy recomendable.
Comimos tranquilamente, y después buscamos un sitio para tomar café… también tranquilamente…. no hay prisa… de momento.
A todo esto José María ya estaba en Santiago. Ha salido esta mañana temprano desde Arzúa, y como si de un juego de marcianitos se tratase ha ido sorteando peregrinos, sin atropellar a ninguno hasta Santiago. Bonus Game.
Nosotros seguimos con intención de buscar un lugar para dormir algo alejado de Arzúa, que está hasta arriba de peregrinos. Los kilómetros caen sin querer, y vamos avanzando: “un poquito más”… “en el próximo sitio paramos”… así hasta Casa Amancio, a unos 15 kms de Santiago, donde pretendíamos quedarnos a dormir. Estaba también lleno. Eran las 7 de la tarde y decidimos seguir hasta Santiago y pasar el resto del día con José María. Y así lo hicimos.
A todo esto llevaba lloviendo ya desde hacía dos horas, casi desde que salimos de Arzúa, y como justo había parado un poco, nos terminamos de decidir a seguir. Pim pam pim pam hasta Santiago. José María nos solucionó el alojamiento y nos esperó en el Obradoiro para la foto final.
La entrada en la Plaza fue apoteósica: banda de gaiteiros tocando a todo trapo para nosotros… Y como es debido, al llegar al Santiago, la ciudad nos recibió con una ligera lluvia, que ponía el perfecto colofón a un viaje perfecto, lleno de recuerdos, anécdotas y magníficos momentos.
Como todos los caminos, este este también ha sido especial. A nuestras habituales locuras se han incorporado las locuras de Carolina, que dicho sea de paso se ha portado como una auténtica campeona, aguantando no solo nuestras chorradas, sino todos y cada uno de los duros kilómetros de este bonito viaje. 
Buen camino, peregrino.

Un comentario

  1. Desagradecidos! ¿Y con quién conecto mañana por la mañana? Bueno, a lo dicho, pecho. Muchas enhorabuenas por este vuestro muy especial Camino de 2012 y un osezno abrazo para vosotr@s de
    Kmpi

No se admiten más comentarios