Etapa 10. Santa Marina – Ribadeo

Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0Email this to someonePin on Pinterest0

Desayunamos en el mismo pueblo, en el bar de los dueños de la pensión. Tardamos 45 minutos en llegar a Cadavedo que era lo que nos faltaba ayer por hacer antes de decidir dejarlo.

Hoy hemos hecho mucha carretera, y César y José María en ocasiones han optado por caminos. La llegada a Cadavedo César la hizo por camino, divertido al principio, pero duro y con mucha pendiente. El resto lo esperan en el pueblo y siguieron camino todos juntos.

Poco después José María y César vuelve a tomar el camino de flechas y se despiden de Paco y José Luis quedando en Luarca. Quedan 12 kms para llegar, pero el desvío que toman no está marcado con flechas y hay que buscarlo bajando hacia la costa. Tras varios intentos y a punto de tirar la toalla y volver a la carretera a lo lejos divisaron la inconfundible figura de peregrinos que caminaban por el camino oficial.

Un poco más adelante se metieron en una zona complicada que poco a poco iban recordando del año anterior: barro y agua que hicieron impracticable el camino. Afortunadamente este año está todo mucho más seco y accesible. Aún así el camino a pesar de ser muy bonito les hace perder mucho tiempo respecto a los otros dos ciclistas.

Sobre las 11 de la mañana a José María y a César le quedan aún 9 kms mientras Paco y José Luis están ya a uno y medio de Luarca. Así que decidimos desayunar por separado.

En Luarca Paco vuelve a perder aire de la rueda trasera y paran a reparar el pinchazo. Mientras tanto los otros dos van recuperando el terreno perdido. A 9 kms de Navia nos volvimos a reagrupar. Poco después César vuelve a tomar camino en solitario.

En Navia vuelven a reagruparse y ya van juntos hasta Tapia de Casariego donde paran a comer. Los kilómetros caen rápidamente, las carreteras son buenas y dan juego para tensar la cadena en condiciones.

Después de comer tomamos el GR E-9 que ya transitamos durante la etapa de Llanes. El GR nos lleva por la costa y podemos disfrutar de las calitas y playas de la zona que hoy están llenas a pesar de que el tiempo se está complicando a partir de las cuatro de la tarde. Mucho viento y algo de frío que hace que los ciclistas vuelvan a sacar la chaqueta de las alforjas.

Llegamos a Ribadeo a las seis de la tarde después de cruzar el largo puente que separa Asturias de Galicia. Fuimos al albergue, por aquello de ir, pero como ya suponíamos estaba lleno. Buscamos alojamiento y terminamos de pedalear por hoy, después de casi 90 kms.

2 comentarios

  1. Pues que flojillos. En el Tour se hacen doscientos y doscientos cincuenta y no acaban tan hecho polvo como vosotros con noventa. Os hacéis mayores…
    Kmpi

  2. Hola peregrinos,

    Ya hace dáis que rodáis, pero yo me he incorporado hace poco.
    Veo que ni el calor, ni los kilómetros, ni las averías os quitan el apetito.
    A seguir disfrutando y buen camino!!!!
    Un abrzao desde Barcelona

    Javi

No se admiten más comentarios