Etapa 8. Ribadesella – Gijón

Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0Email this to someonePin on Pinterest0

No se ha secado absolutamente nada de lo lavado anoche, ni lo que había en la habitación ni mucho menos lo que se quedó en el tendedero, así que hoy llevaremos el tendedero ambulante durante un buen rato. Guardar las cosas húmedas en las alforjas no es buena idea, porque el pestazo que se monta ahí dentro entre la humedad y el calor luego no hay quién lo quite. Amanece con niebla de nuevo.

Desayunamos en el único bar abierto que vemos en la zona del albergue y tomamos ruta hacia La Isla. Justo a la salida de Ribadesella tomamos una alternativa a la izquierda que recordábamos del 2012… el problema es que lo que no recordábamos era que era un error. Cuando nos dimos cuenta de que ya habíamos metido la pata el año anterior, Paco ya había tirado hacia adelante demasiado como para volver. Los otros tres tomamos un desvío que nos llevaría de nuevo al track, pero Paco tuvo que tirar más adelante buscando otra vía de escape para quedar poco antes de llegar a Colunga donde paramos a tomar un bocata.

Seguimos por carretera, aunque César tira por camino para volver a reunirnos 15 kms después en Villaviciosa… una sidrita mientras esperaban a César… o dos.

Ahora empieza lo bueno, estamos a unos 15 kms de Gijón, pero hay que superar dos paredes, la primera la de El Pedroso y el segundo el Alto del Peón. 400 mts con bajada a 90 y luego subida otra vez a 280 metros de altitud. El sol caía a plomo a estas horas y entre puerto y puerto paramos a comer en Pepito… comida típica asturiana.

Como pudimos subimos el segundo puerto y comenzamos la bajada hacia Gijón. La entrada en la ciudad se hace larga porque hay mucho tráfico. Buscamos el paseo marítimo y llegamos al hotel La Polar que hemos reservado para poder ver hoy el partido tranquilos. En La Polar te tratan como a peregrinos lo que es muy de agradecer. Tienen servicio de lavandería y hasta te regalan unas barritas energéticas para el camino. Es la segunda vez que estamos y es muy recomendable.

Cenamos en Los Caracoles, el restaurante de un amigo de José Luis, que nos tienen mesa reservada frente a la tele. No ha sido un buen partido, pero hemos pasado un rato agradable.

Un comentario

  1. "No ha sido un buen partido" es una manera diplomática de decir VAYA PUTA MIERDA EL CINCO A UNO. Pero ya hay chistes para éso: VI del Felipito, V (Holanda) I (España). Otra cosa no será, pero ingeniosos de los chistes…
    Buena sidra Bicigrinos!
    Kmpi

No se admiten más comentarios