Etapa 13. Rabanal del Camino – Vega de Valcarce

Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0Email this to someonePin on Pinterest0

A las 7 estábamos desayunando en el mismo hostal con las bicis ya montadas para empezar a pedalear. Antes de empezar las primeras rampas hay una pequeña pista de tierra que te permite al menos calentar un poco las piernas.

Los catalanes toman la opción de la carretera, y el de Cádiz va por camino. Por camino hasta Foncebadón es bastante llevadero, aunque hay algunos tramos donde la fuerte pendiente, o la acumulación de piedras hace imposible el pedaleo. Después de Foncebadón queda un kilómetro y medio de una pista que aunque sigue picando para arriba es muy fácil de subir y en ocasiones se puede hasta coger algo de velocidad.

José María puso el turbo en el pie del puerto y llegó arriba en solitario, unos 45 minutos de subida. Unos minutos después llegaba César, y pasado un largo rato llegaba el resto del grupo que se había tomado la subida en plan turístico.

La bajada engaña, porque no empieza bajando sino subiendo, y más aún de lo que hemos traído hasta ahora. Por camino se comienza bajando un poco por un sendero bastante rápido y divertido pegado a la carretera, pero pronto todo lo bajado hay que recuperarlo con algunos tramos durísimos, de piedra suelta y lascas de pizarra.

Por carretera es más o menos igual, primero se baja y luego hay que recuperarlo todo.

El resto hasta El Acebo bajada, que por carretera es fácil y por camino la bajada es muy técnica y dura, en algunos tramos hay que agarrar frenos y casi dejar que la bici derrape por las piedras. El último kilómetro hasta El Acebo tiene una pendiente brutal y casi hay que bajar parado porque si sueltas freno se te embala la bici y no puedes controlarla.

Llegados al pueblo acudimos a nuestro bar de los bocadillos rebozados, pero era tan temprano que todavía no los habían preparado, así que nos quedamos con las ganas de probarlos de nuevo los unos y de probarlos por primera vez los otros.

Seguimos bajando hacia Molinaseca. Por carretera la bajada es contínua y por camino se hace aún más técnica, lenta y complicada.

Nos reunimos todos en el puente sobre el río de Molinaseca y seguimos en dirección hacia Ponferrada donde paramos a tomar una cerveza rápida, hicimos unas fotos en el castillo y volvimos a nuestras monturas.

Así seguimos hasta Villafranca del Bierzo, donde paramos a comer. Eran ya las 2 de la tarde y en principio nuestra idea era terminar allí la etapa, pero tras algunos intercambios de opiniones sobre si seguir o continuar se impuso la opinión de Paco y decidimos continuar hasta Vega de Valcarce donde reservamos alojamiento por teléfono.

Antes de las cuatro estábamos ya en destino, más cerca del pie del puerto de O Cebreiro que empezaremos a subir mañana a primera hora para entrar en Galicia.

2 comentarios

  1. Alaaa ya estais en puertas Gallegas, queda menos chicos un bico

  2. Tais locos. Si algún placer tiene el subir a pie tirando de la bici hasta la Cruz de Ferro es bajar luego por la carretera hasta Molinaseca sin piedras, ni raíces ni lascas, vosotros a lo bruto, por la tierra…
    Kmpi

No se admiten más comentarios