Etapa 4. Medina de Rioseco – León

Hoy el desayuno lo hago en la habitación antes de salir con algo que compré anoche y fruta que me ha ido sobrando de estos días.

A las ocho en punto salgo a rodar y a la salida del pueblo paso por delante del campamento de GAES donde ya están todos en funcionamiento, algunos calentando, otros desayunando, recogiendo… el bullicio allí es importante.

Las flechas amarillas me llevan en el final del pueblo al Canal de Castilla, por donde transcurrirán los próximos 25 kilómetros de camino.

Cuando llevo unas dos horas de etapa y unos 30 kilómetros de recorrido me pasan los cinco primeros, luego otros dos, otros tres… muy espaciados, pero todos como balas. Poco a poco el espacio entre corredores se va agrandando y el tiempo también, pero me siguen pasando así hasta que hago mi primera parada en Villalón de Campos, donde subo al Ayuntamiento a sellar. Tras un rato de charla con las secretarias, de cosas del Camino, por supuesto, voy a comprar algo de fruta que me como en la plaza viendo pasar a los últimos corredores de la carrera.

Me pongo en marcha y ya no vuelvo a parar hasta Sahagún, yendo en todo momento acompañado por algún despistado o despistada del furgón de cola de la carrera.

Los últimos 10 kilómetros de Sahagún me pasaron factura porque además de ser el camino muy malo al estar bastante descuidado se hacía complicado ciclar con tranquilidad y por otro lado empezó a soplar un desagradable viento de cara que dificultaba aún más el pedaleo.

Llegué a Sahagún, ahora sí, con una pájara importante y con ganas ya de acostarme. En la plaza vi un bar con un menú atractivo: macarrones y pollo, justo lo que necesitaba ahora, así que comí tranquilamente para recuperar fuerzas físicas y mentales para afrontar lo que me quedaba por delante que eran unos 55 kilómetros hasta León. A estas alturas llevaba ya 67 kilómetros en las piernas.

Después de comer y descansar un poco, sobre las 3 me volví a poner en marcha. El viento no había parado, al revés, había empeorado y lo noté al poco rato de salir del pueblo. Además empezó a lloviznar, no mucho, pero con el viento se multiplicaba la intensidad de la lluvia y se hacía incómodo.

Por otro lado empecé a notar, ahora sí, unas molestias que vengo arrastrando desde ayer pero que hasta este momento no habían vuelto a salir. Tengo el tendón de aquiles del pie izquierdo bastante dolorido y me cuesta pedalear con normalidad. Voy balanceando la carga de pedaleo a la otra pierna, pero no es solución porque al final terminas lesionándote la otra.

Los últimos 30 kilómetros fueron realmente agónicos pero finalmente llegué a León a las 7 en punto con 125 kilómetros recorridos y los planes completamente cumplidos aunque sea a duras penas.

La entrada en León, un clásico. León siempre ha sido un caos para entrar los peregrinos, tanto a pie como en bici. Cuando Paco y yo empezamos nos “obligaban” a cruzar la autovía por las bravas, así, a lo loco. Luego hicieron una pasarela que solucionaba algo el tema pero obligaba a dar una vuelta salvaje. Ahora han cortado la pasarela porque está todo en obras, se supone que para arreglar esto, aunque nunca se sabe. Tuve que entrar en León por la nacional atestada de coches y obras detrás de un ciclista que me encontré en el último tramo de la etapa y que me ayudó a llegar a León.

En León tras buscar donde dormir (con la inestimable colaboración de mi equipo a través de Whatsapp) intenté buscar un fisio, pero era ya muy tarde así que tiré de farmacia, a ver si el tendón recupera su tamaño original ya que está algo hinchado y mañana puedo subir el Puerto de Pajares de forma digna.

 

6 comentarios

  1. Ayyy que aquiles se lleva muy mal con ese tendon, tomatelo con calma hijo, 125 km. son una barbaridad, que mas vale llegar tarde que no poder ir, ya se, ya se, cosas de madres, si mañana no se te alivia tome el bus y listo, un beso peregrino, te quiero

  2. Cesar, despues de leer tu etapa de ayer, me parece que las de este año, te van a parecer las de la Srta. Pepis. Pero nada tranqui te daremos conversació que eso ya es bastante castigo. Por cierto cuando tengas que pteguntar cosas me lo pasas a mi que estos se van por las ramas. Ademas no tienen suficientes datos. Yo si jajaja. Funden el Whatsap.

  3. con lo tranquilito que vas ahora…ya verás a partir de mañana, jajaja…Buen Camino

  4. Notasenterao! Al planeta Tierra se viene a disfrutar, no a padecer.
    Vaya machaque de etapa!

  5. No estoy puesto en talon de aquiles pero la paliza que le das no se si sera bueno.De todas formas tu sabras hasta donde se puede tensar la situacion.te deseo una buena recuperacion y suerte.Besos

No se admiten más comentarios