Etapa 4.- Pajares – Oviedo

Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0Email this to someonePin on Pinterest0

La niebla que empezó a formarse anoche, cuando nos levantamos está baja, y podemos ver la nube por debajo de nosotros. Antes de darnos cuenta la niebla cubre el albergue. Antes de salir a pedalear la niebla ya ha desaparecido. Comenzamos a bajar el resto del puerto. Una bajada mucho más tendida que la de ayer, que nos lleva hasta Pola de Lena casi sin dar una pedalada. Unos 20 kilómetros de bajada contínua desde los 1000 metros hasta los 300.

Yo intenté seguir el camino nada más salir del albergue, pero pronto la realidad se impuso a mis intenciones y tuve que abandonar la empresa de seguir por caminos.

Los caminos de bajada se convirtieron pronto en subidas imposibles, y más allá vuelta a las bajadas, pero más imposibles todavía; prados húmedos y con desniveles salvajes y muchas puertas que había que ir abriendo y cerrando para evitar que el ganado se saliese. A la tercera puerta que tuve que abrir haciendo equilibrios para no resbalar decidí volver a la carretera, no sin antes sufrir un poco por la carretera que subía de nuevo a la nacional. Después de hora y media sólo había avanzado 6 kilómetros, y parte de ellos fueron de idas y vueltas.

En Pola de Lena nos reunimos todos. José María había probado una alternativa por camino tres kilómetros antes, con mayor fortuna, ya que el camino era más “humano”.

Aprovechamos en Pola para tomar un café y echar algo al estómago y seguimos ruta. Antes de salir del pueblo José María pinchó, lo que nos hizo aumentar un poco más el retraso.  Ya no nos complicamos más, ya que enganchamos la vía verde y a continuación un tramo largo de carretera. Cuando nos dimos cuenta estábamos de nuevo en una salida imposible por caminos impracticables y volvimos a nuestra 630 que nos llevaría hasta Oviedo.

Mi viejo amigo Jóse de Oviedo (Jdov) nos salió al encuentro en su moto y almorzamos con él antes de llegar a Oviedo. Siempre es una alegría encontrarse con amigos, pero con Jóse la alegría siempre se multiplica. Jóse es de los buenos amigos que nunca fallan.

Volvimos a ponernos en marcha, a falta de 10 kilómetros para Oviedo, pero con alguna dificultad. En un pequeño despiste, Alfonso fue al suelo tras chocar contra José María, nada grave, unas risas y otra vez en marcha. Llegamos a Oviedo sobre las 4.

5 comentarios

  1. ¡Hola Alforjeros!
    ¿Cómo van los 4 alforjeros? ya vemos que teneis percances como D.Fernando Alonso, pero al final entre todo el equipo que llevais y la esperiencia de los kms os las apañais bien. Dejar de meteros por el monte con las alforjas, el monte es para las cabras,ya es aventura suficiente hacer 1000 kms con alforjas,niebla,agua…no os parece.
    Buen viaje aventureros

  2. Buenos días gúajes,muy bonitas la fotos a ver si no os mojais mucho aunque ese paisaje esta asi por algo… que tengais buen camino,cuidadin con la caidas y demas incidencias.Hasta luegin

  3. Masoquinos, que sois unos masoquinos! (peregrinos masoquistas, vamos). Con lo bien que se ven los paisajes en DVD desde el sillón, con una cervecita al lado. Y vosotros, dale que te pego. En fin. De todo tiene que haber en el mundo. [De todas maneras, tomaros una cervecita con cabritillo a mi salud…]
    Kmpi

  4. Pacooooooo ¿por qué eres el único que tiene puesto el casco en la foto de grupo? JAJAJAJA

  5. Vive Dios que de Oviedo salieron bien alimentados, y curiosamente, con sol.
    Ánimos chavales, sois grandes

No se admiten más comentarios