Etapa 2.- Astorga – León

Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0Email this to someonePin on Pinterest0
Un pinchazo que lleva
dos días dando la lata

Dormir en albergue tiene la ventaja de que cuando la tropa se pone en marcha terminas despertándote y saltando de la cama más pronto de lo normal.

Así que a las 6 y media ya estábamos en pie, y a las ocho esta vez ya estamos desayunados y con todo preparado para salir a pedalear. El día está frío, y vuelve a amenazar lluvia. Pronto la cosa cambia y sale el sol, pero no lo suficiente como para hacernos quitar la ropa de abrigo. Los guantes largos nos hacen falta hasta bien entrada la mañana.

Por el camino se hacen
amigos de todo pelaje

Nada más salir, Paco, perro viejo, toma la carretera mientras nosotros dejamos los riñones en la dura subida que lleva al cruceiro de San Justo de la Vega. Estamos haciendo este tramo del camino al revés, y Paco y yo (más él, hay que decirlo) nos conocemos el camino bien y sabemos dónde están las trampas. Yo me llevé detrás a José María y a Alfonso, y no se arrepintieron porque merece la pena el esfuerzo, primero por llegar al cruceiro y segundo porque a partir de ahí entramos en un camino que se adentra en un bosque de robles y de piedra suelta, aunque muy ciclable.

Al salir del sendero pasamos por el puesto de David. A David lo conocimos en 2008, y nos resultó curioso y paramos a charlar con él. Vive allí, en un viejo establo desvencijado, sin luz, ni agua, ni teléfono, ni nada que le mantenga en contacto con esta sociedad que como él dice está toda podrida y sólo se dedica a pensar para ella misma y nada en los demás.

San Justo de la Vega

David es millonario, pero no en dinero, sino en vivencias, en tiempo, en ayuda a los demás y en solidaridad. En su puesto no vende nada, pero hay de todo: café, leche, zumos, agua, galletas, frutos secos, fruta, té, refrescos… y no pide nada. Se podría decir que aunque sólo le echen la voluntad en la pequeña cajita que hay en un lateral del puesto, el se está ganando la vida así. No lo creo. En cuatro años el puesto sigue en el mismo sitio, el desvencijado sofá que hay en la cuadra sigue en el mismo sitio, y la luz sigue “brillando” por su ausencia.

Por supuesto hay quien intenta echar a David de su establo, pero él aguanta allí, consciente de que podrán cambiarlo de sitio, pero no podrán cambiar su forma de vida, que es atender a la gente que pasa por ese camino largo y pedregoso. Su “Casa de los Dioses” ahí sigue.

La Casa de los Dioses

Seguimos camino hasta llegar a Hospital de Órbigo, donde nos espera Paco, aburrido ya, y muerto de frío. Un poco más adelante compramos algo de pan y nos comimos el queso y el chorizo que compramos en Astorga.

Entre Hospital y León no hay más que kilómetros, no hay ni curvas. Ni cuestas hay. Es una sensación extraña ir a la contra de todos los peregrinos, y verles la cara de frente mientras le saludas con el clásico “Buen Camino”. Algunos hasta intentan advertirnos que vamos al revés, otros bromean con la situación.

Entramos en León a eso de las 14:00 después de 50 kilómetros, y nos empieza a llover. Nada, cuatro gotas que enseguida paran. Esta noche toca Barrio Húmedo, y eso es un poco incompatible con los albergues, así que tiramos de Hostal.

Mañana empezamos el tramo del Camino Salvador, que nos llevará hasta Oviedo en un par de días.

4 comentarios

  1. Que guapo el perrigrino peludete y que bien apañadas su alforjillas jajaja
    Yo seguramente me hubiera ido detrás de Paco 😉 ¡menuda cuestaca! para llegar a la crucecilla esa. Admiro vuestro tesón y vuestra capacidad de sufrimiento … en mi se va dulcificando al ritmo del tiempo y ya cada vez me cuestan más la cuestas … ¡caramba hice un pareado!
    En fin chicos seguid fortaleciendo las piernas … sobre tu César, que cuando vuelvas te espera la huerta pura y virginal … tal como la dejaste (un JAJAJA seguido durante unos minutos).
    Buen camino y dulces cuestas peregrinos!. Carol

  2. ¡Saludo a los 4(a los 4 vientos)!
    Que tal por el Barrio humedo, mucho vino y mucho pincho, cualquiera se levanta al día siguiente para ir hacia Oviedo. Comprar buenos chubasqueros que os meteis al infierno del agua. Se os termina los llanos de Castilla a tirar de "riñón " hasta los limites con Asturias, disfrutar de la bajada y subir despacio que se contempla mejor el paisaje
    Saludos

  3. Es curiosa esa referencia a ver de cara la cara de los peregrinos que van en Buen Camino. Creo que es una experiencia bonita. Chula. Por cierto Paco, ayer y hoy ha estado en Valencia Isabel Vilaplana con una coral. Ayer la acompañé al casco viejo y hoy por la Albufera, El Palmar y la "subidita" de la Montanyeta, que creo que ya NUNCA podré subirla. Buen Kmino Peregrinos.
    Kmpi

  4. Hola "Fonsón" y compañía, que buena gente te has buscado para el camino, ya sea de ida o de vuelta.De cateto no tienes nada,que no necesitas la informática para que tu memoria RAM nos cuente como siempre tus experiencias, que hace que las vivamos gracias a tu forma de contarlas.
    Pasarlo bien por León , darle recuerdos a Guzmán y saludos para los 4 de parte de la amiga de ALfonso que vive en Zamora, que vivió en Tarragona y que es de Ponferrada:) la del chorizo vamos jeje

No se admiten más comentarios