Etapa 4. Grandas de Salime – Cadavo Baleira

Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0Email this to someonePin on Pinterest0

Salimos a la hora de siempre del embalse de Grandas ya desayunados y lo primero que nos encontramos es el puerto de 5 kilómetros y fuertes pendientes hasta el pueblo de Grandas de Salime. Esta vez hicimos la subida con buen clima y sin lluvia, no como en 2007 que lo subimos a las 5 de la tarde con un sol de justicia o en 2013 que lo subimos por la mañana temprano pero lloviendo de forma considerable. Paco ese año se llevó casi media hora esperando en el embalse a que escampase un poco mientras los demás íbamos subiendo. No llegó a escampar del todo.

Después de casi una hora de subida llegamos al pueblo y paramos en la iglesia a tomar algunas fotos antes de seguir marcha.

La subida no termina aquí, hay que seguir subiendo primero hacia Castro y luego el puerto del Acebo que hay que coronar dos veces hasta los 1135 metros primero y después de bajar unos 100 metros volver a subir hasta los 1150 metros.

Casi toda la subida fue por carretera aunque yo me atreví a subir por camino casi la mitad del puerto. Hay rampas francamente complicadas, con mucho desnivel aunque buen firme. Llevamos viendo peregrinos todo el camino pero a medida que nos acercamos a Galicia cada vez son más numerosos y los grupos grandes se van multiplicando.

Tras la subida por fin la bajada, con unos 20 kilómetros prácticamente de subida sin descanso. Entre los dos altos hemos atravesado hoy la frontera que separa Asturias de Galicia, y ya estamos a tan solo 150 kilómetros de Santiago.

Estuvimos buscando algún sitio para tomar algo fresco pero aquí los pueblos son muy pequeños y están muy separados entre sí, por lo que no había mucha alternativa. Así llegamos a Fonsagrada sobre la una de la tarde, buscando el Restaurante El Cantábrico donde queríamos probar el Pulpo del que tan bien nos habían hablado. Además el dueño es el mismo del hotel donde hemos dormido hoy.

Como veníamos recomendados nos dieron de comer antes de lo previsto, pero no sólo pulpo. El jefe resulta que es un gran aficionado a las setas y nos sacó un plato de Boletus con huevo que estaba para chillarle. Nos enseñaron los boletus congelados que ellos mismos recolectan por los montes de la zona. José María estaba en su salsa e hizo muy buenas migas con el jefe.

Luego el pulpo y al final terminamos probando la carne de vacuno ya que justo ahora están celebrando las Jornadas del Vacuno Mayor por los pueblos de los alrededores.

Terminamos a lo grande, con postre, café y chupito. Todo ello regado como no podía ser de otra forma con vino blanco de la casa que entraba solo.

Resultado: tres horas de comida así sin más, sin prisas. Cuando nos quisimos poner en marcha la comida y el vino opusieron resistencia y nos dejaron K.O. en cuanto nos levantamos de la mesa de forma irremediable. No había forma de salir así. El sol estaba pegando ya con fuerza y aquello no pintaba nada bien.

Como pudimos salimos del pueblo para tomar ahora sí todos los caminos posibles hasta encontrar un lugar sombrío para echar una siesta y quitarnos la modorra que teníamos encima los cuatro.

La suerte se alió con nosotros y nada más salir del pueblo encontramos un merendero dentro de un pinar que estaba allí como hecho para nosotros. Estuvimos casi una hora durmiendo la mona. Poco después de las 5 de la tarde reiniciamos marcha en dirección a Cadavo Baleira algo más despejados y con los reflejos en su sitio.

Nos quedaban apenas 20 kilómetros con mucha bajada pero aún teníamos que subir algún puertecito que otro.

Finalmente llegamos a destino sobre las 7 de la tarde, al Albergue Porta Santa de Cadavo Baleira donde hoy pasaremos la noche.

4 comentarios

  1. Buen camino el de hoy, pecha de comer que os dais, creo que la excusa de tantos viajes es esa, pues mientras podais pasarlo bien, un abrazo peregrinos

  2. Hola padrino, no veas la pecha’ de kilometros que os habéis hecho hoy, tened mucho cuidado, ¡Ánimo que podéis!
    PD: Me ha encantado leer tu blog, lo seguiré muy amenudo.
    Besos.

  3. Joder! Con esas comidas pantagruélicas no vais a necesitar ruedas para rodar…

  4. Lo del camino no esta reñido con darse un homenaje de padre y señor mio de tarde en tarde, o sea todas las tardes que se puedan ¿o no?.A por la Galia , ya queda menos. Un besote

No se admiten más comentarios