Etapa 8

Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0Email this to someonePin on Pinterest0

Ponte de Lima – Redondela

Anoche también estuvo lloviendo toda la noche. Quizás la palabra “lluvia” no sea suficientemente justa para lo que estaba ocurriendo; caían cubos de agua desde arriba sería más acertado.

Nada más empezar, la salida de Ponte de Lima fue un tanto accidentada. Intentamos seguir las flechas y nos llevamos casi una hora tirando de la bici por unos caminos embarrados y encharcados hasta las trancas. Poco después de salir tuvimos que meternos bajo un puente de la nacional para resguardarnos de la lluvia. Esa no fue la primera vez que tuvimos que hacer lo mismo, por lo que hoy lo hemos declarado día internacional de los puentes de autovía.

En el alto de la Portela el techo del camino portugués (390 mts.), utilizamos el último puente de autovía, y ya tomamos la carretera hasta Valença do Minho. Allí comimos, abundatemente, como siempre en Portugal, y celebramos nuestra despedida de estas tierras. Seguía lloviendo y salimos de allí con frío y viento. Cruzamos la frontera y de Tui a Redondela siguió lloviéndonos, hasta cerca de las ocho de la tarde que llegamos.

Intentamos quedarnos en el albergue de peregrinos, pero cerraban a las 22:00 y tuvimos que buscarnos una pensión, porque Cris y Rafa venían a buscarnos para comer en “O Furancho”. Nos apretamos una mariscada, un bacalao y unas filloas de lo más económicas. Llegamos a la pensión tarde, cerca de la una y como siempre, con lluvia.

Un comentario

  1. Jo que envidia, como lo vea papa, se querra ir a Galicia, besos

No se admiten más comentarios